domingo, 30 de noviembre de 2014

RINCÓN DEL POETA

MI CARTICA.

En la vía del valle,
radiantes de luz
hay dos estatuillas
del niño Jesús.
Una a la intemperie
de noble metal
otra en su capilla
que es facsimilar 
al Divino Niño
ese Niño hermoso,
que tiene la fama
de ser milagroso.
Esto que te cuento
es cerca del cielo,  
allá en el Pueblito
Sueños del Abuelo,
lugar que a los niños
causa gran deleite
y que ha sido creado
por don Víctor Freites.
Y allí en automóvil,
en moto o en bús
llevaré mi carta
al Niño Jesús.

CHIPI (Carlos Páez Ortiz)