domingo, 7 de diciembre de 2014

RINCÓN DEL POETA

CUANDO SE CORTA UN ARBOL

En casa de mi abuelo
hay una mata
donde cantan alegres
las paraulatas.
Es un árbol inmenso,
grande, frondoso,
una mata de mangos
de los sabrosos.
Yo quise agarrar uno
bien madurito
que danzaba en la brisa
de los copitos
y trepé por sus ramas
como una ardilla,
dejándome admirado
sus maravillas.
En él viven hormigas
trabajadoras
y cuelgan sus niditos
aves canoras.
Vi dormida una iguana
entre las ramas
y colmenas de avispas
de mala fama
Allí vi muchos seres,
que ustedes saben,
pero que en estos versos
ya no me caben;
mas quiero que se sepa
de polo a polo
que si un árbol se tala…
¡NO MUERE SOLO!!!


CHIPI      (Carlos Páez Ortiz)