domingo, 21 de septiembre de 2014

Vacaciones en Coche.

Estas vacaciones que acaban de concluir me permitieron visitar con mi familia una de las islas que, junto a Margarita y Cubagua, conforman el estado Nueva Esparta. Me refiero, naturalmente, a la Isla de Coche. El viaje lo emprendimos por vía aérea desde El Vigía, con escala en Maiquetía. Al inicio del vuelo había muchas nubes y sólo pudimos apreciar, sobresaliendo la nubosidad, a nuestro imponente pico Bolívar luciendo aún parte de la nieve que lo había coronado días antes.  En Maiquetía nos encontramos con unos amiguitos que también iban de vacaciones a otras regiones. Comimos algo, y nos embarcamos rumbo a Margarita. En este vuelo pudimos ver La Tortuga, aunque no sé si es la misma isla que tanto nombran en los libros y películas de piratas.  En Margarita, al retirar el equipaje,  nos fuimos en taxi para El Yaque y de allí nos embarcamos en un peñero, que parecía un subibaja, con rumbo a San Pedro de Coche, que es como se llama la capital de esta pintoresca isla. Coche es el nombre indígena de un venado que antes existía allí. Llegamos al hotel, y mi hermanita y yo corrimos para la piscina, después fuimos a la playa, que está cerquita del hotel, al frente, iniciando así la grata rutina vacacional: varios días de baños, comidas, buceo, juegos, música, embadurnamiento con cremas contra el solazo y un paseo espectacular en un bus que llaman La Chiva Rumbera, que nos llevó hasta las salinas, a los monumentos naturales, a las montañas de conchas, a refugios de aves y a un mercado artesanal, guiados por una simpatiquísima guía que contó todo lo interesante de su isla nativa. En Coche hay pocos habitantes, el mar provee a los cochenses muchas de sus necesidades básicas, no hay semáforos, casi nunca se va la luz y creo que hay más motos de agua que terrestres. Se comunican con más frecuencia con Sucre que con Margarita y tienen un aeropuerto en construcción. Es necesario ser escritor para poder describir todo lo maravilloso que es pasar vacaciones allí, por eso creo que es mejor ir y vivir esa experiencia. Bueno, y ahora…a hacer las tareas soñando con poder volver algún día a Nueva Esparta. Así que… papi, vuelve a ahorrar. Je je je.  Chaíto. Hasta el domingo!!!

CHIPI   (Carlos Páez Ortiz)