domingo, 28 de julio de 2013

TIEMPO DE COMETAS

Agosto, con su fuerte brisa y sus días soleados, es la temporada ideal para volar cometas y, como ese mes ya se avecina,  le dije a mi papá que me comprara una, pero él prefirió que la construyéramos y la fuéramos a volar por los lados de la manga de coleo, en Zumba. Buscamos las varillas de caña, papel de seda, cabuya, pega y trapos para la cola y mientras la hacíamos mi papi me dijo que las cometas fueron inventadas por los chinos, unos 1.200 años antes de Cristo y que las usaban los ejércitos para enviar mensajes, lo que hacían a través de sus colores;  también que inspiraron a los inventores de algunos aparatos voladores, distintos a los globos, hasta llegar al avión con motor, cuyo primer vuelo realizaron los hermanos Wrigtht en 1903, en  Estados Unidos. Las cometas han sido utilizadas también para estudiar los fenómenos atmosféricos. (Yo creo que mi papá consultó anoche la Wikipedia, jejejeje)  En Mérida he tenido la oportunidad de asistir a dos festivales de cometas. Uno fue hace algún tiempo, en el estacionamiento de la Plaza de Toros,  y el otro, más reciente, en Zumba, organizado por las estudiantes del Colegio La Presentación, quienes asistieron a este pintoresco lugar acompañadas de familiares y amigos. La verdad es que me llamó la atención la destreza de las muchachas para elevar sus papagayos, que es otro de los muchos nombres que tienen las cometas. Bueno, ya tengo lista mi petaca, como les dicen en el Zulia. La hicimos con los colores primarios de nuestra bandera y ahora ruego para que no se me quede enredada en los cables de la luz, como me pasó con la que volé el año pasado cerca de mi casa, donde todavía permanece, como reclamándome mi impericia, moviendo su esqueleto de varillas, algo de cabuya y un pedazo de cola. ¡Hasta el domingo!!!

CHIPI   (Carlos Páez Ortiz)