domingo, 14 de julio de 2013

FÁBULA DE ESOPO

El niño y los dulces


Un niño metió su mano en un recipiente lleno de dulces y tomó lo más que pudo, pero cuando trató de sacar la mano el cuello del recipiente no le permitió hacerlo. 
Como tampoco quería perder aquellos dulces, lloraba amargamente su desilusión. 
Un amigo que estaba cerca le dijo: - Confórmate solamente con la mitad y podrás sacar la mano con los dulces-.

Moraleja: Nunca trates de abarcar más de lo debido, pues te frenarás.