domingo, 14 de julio de 2013

Celebremos del Día del Niño

Aunque  para muchas personas resulte sólo un acto de consumismo, la historia detrás del Día del Niño tiene un origen bien definido.
En 1954 la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución a través de la cual se establecería el “Día Universal del Niño” con el fin de promover anualmente un día consagrado a la fraternidad y entendimiento entre los niños y niñas del mundo entero. El organismo encargado para desarrollar ese proyecto fue la UNICEF.
Desde entonces, son más de cien los países que celebran la fecha, a pesar de que la fecha estipulada varía de acuerdo al lugar.
En Venezuela corresponde al tercer domingo de julio, mes que por demás coincide con el inicio de las vacaciones escolares y que permite una disposición total de los infantes a esta celebración en vista de que tienen más tiempo libre. Por lo general se organiza un serie de actividades culturales, de entretenimiento y expresiones artísticas, además de distribución de juguetes entre las poblaciones más necesitadas, aunque el propósito vaya mucho más lejos.
El día del niño es una oportunidad para llamar la atención de los entes gubernamentales en lo que se refiere a las necesidades infantiles y de los padres para que estén al tanto de lo que pueden exigir.
Igualmente, se busca informar a los niños para que ellos sepan cuando son víctimas de algún abuso o si no están recibiendo lo que por derecho les corresponde: educación, vivienda y una alimentación sana, entre otras cosas.
Es importante señalar que estos derechos les pertenecen sin excepción de ningún tipo a todos los miembros de la población infantil, que en Venezuela aumenta considerablemente cada año.
El Día del Niño es entonces un deber de los padres y un derecho de los más pequeños, quienes a través de este estímulo  y del reconocimiento de su valor como forjadores de un futuro no muy lejano, serán capaces de ofrecer a los demás, armonía y amor por las demás generaciones y una labor de muchos frutos.