domingo, 17 de marzo de 2013

Un ratico en un primer grado


Buscando un tema para esta publicación, entré el viernes a la Escuela Básica Monseñor Jáuregui, ubicada en Ejido. Allí hablé con la profesora Gregoria Escorche, directora de esa institución, y le pedí  permiso para conversar  con algún docente de los primeros  grados. Fue así como tuve la oportunidad de dialogar con la profesora Marina Contreras, de primer grado “F”,dentro de su salón y teniendo como fondo el bullicio natural de sus pequeños alumnos, que son 25 en total. Aquí –me explicó la joven maestra- se imparten muchos contenidos englobando todas las áreas, lo que se llama hoy día la interdisciplinaridad. Si se trabaja el contenido singular y plural, en función de eso se abarcan todas las áreas. Por ejemplo, si se usa una palabra en singular, por ejemplo, mariposa, luego se puede trabajar con ella la parte de matemática, contando las sílabas o clasificándolas. Trabajamos ciencias naturales, ciencias sociales, con un solo contenido. La clase la comenzamos cada tarde con una actividad de inicio, una actividad de desarrollo y una actividad de cierre, pero tienen que ir todas relacionadas. Los niños y niñas tienen varios  minutos de esparcimiento, de 2:40 a 3:10., en otras áreas de la escuela. Durante ese tiempo descansan, meriendan y van al baño. Dentro del aula también hacemos  actividades didácticas, juegan bingo, hacen dibujos libres, cantan y se trabaja con números y letras.   Una de las cosas en que estamos laborando  también es en el rescate  de valores como el respeto, la disciplina, la responsabilidad, el compañerismo, la amistad, la colaboración, pues,  en eso se basa  mi  proyecto, en esos valores tan necesarios para una feliz convivencia entre los seres humanos. Yo tenía ganas de quedarme un rato jugando bingo, recordando cuando yo estudiaba primera grado, pero tenía que escribir esta nota, que es mi tarea de todas las semanas. ¡Hasta el domingo!
CHIPI